viernes, mayo 02, 2008

Nacionalismos buenos, nacionalismos malos


Habitualmente los políticos y los ciudadanos más "centristas" suelen hablar de los nacionalistas en un tono despectivo e incluso agresivo.

¿Pero qué ocurre cuando se celebra algo como el 2 de mayo? Que los mismos que tratan a los nacionalismos periféricos como el mismo diablo, se ponen a babear cuando hablan y escuchan cosas como "el nacimiento de España", "todos lucharon por una misma idea", "un pueblo, una nación"...

En ningún caso sé si el 2 de mayo de 1808 fue el día en que surgió España como nación, lo que si que tengo seguro es que yo no creo que tal nación exista, ya que España es un conjunto de naciones y de sentimientos diferentes y diferenciados.
Esa España debería dejar la hipocresía de parvulario, olvidar que nacionalistas gallegos, vascos, catalanes o de donde sean son el enemigo y "malos españoles".

Personalmente no creo que actos como los del 2 de mayo (que olvidan la historia, para convertirse en meros escaparates políticos) sirvan para mucho, pero a este hay que reconocerle que ha conseguido que Rajoy y Esperanza Aguirre firmen un armisticio, es que la patria es lo que tiene....

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Silvia said...

No me gustan los adjetivos calificativos que determinan y etiquetan, pero hasta el día de hoy nacionalismos:.......para mí siempre han sido malos.

3:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Querido amigo y compañero, estoy de acuerdo contigo en que España es una nación de naciones -o como la etimología más o menos eufemística las quiera denominar-, pero también te quiero decir que España sí es una nación. Y lo es precisamente por nuestro sentimiento y sensibilidades comunes, y también por nuestra historia colectiva, eso es lo que define una nacionalidad.
Es cierto que se debería de abandonar la hipocresía de parvulario, pero también es cierto que las ideologías que se encierran en sí mismas están condenadas al fracaso y el nacionalismo tiene mucho de eso.
Yo soy gallego y no nacionalista. Muchos de mis amigos se definen políticamente como nacionalistas, lo cual me parece perfecto aunque no lo comparto. No lo comparto porque yo me siento tan gallego como ellos y reconozco a Galicia como mi patria, pero a través de mi gallegidad me siento perfectamente integrado en un marco territorial mayor que es España y Europa. Si a esto le quieres llamar nacionalismo entonces me parece bueno. Ahora bien, el nacionalismo al uso que yo veo en Galicia, y todavía más en Cataluña, en Madrid y en el País vasco, me parece generalmente excluyente y antisolidario. En este caso el nacionalismo me parece malo.

5:46 p. m.  
Blogger Jonatan García said...

Anónimo totalmente de acuerdo contigo.
Silvia a mi tampoco me gustan los adjetivos calificativos, tampoco soy nada nacionalista, pero me molesta la demonización que se hace de estos grupos.
Por cierto...que en el anterior post no te dije nada, Corbacho viene de Extremadura, pero no se ha de olvidar que es de L'Hospitalet, jejje, 1abrazo.

Saludos

2:11 a. m.  
Blogger Alfonso said...

Jonatan y los demás...

Nacionalismos todos iguales. El caso es que algunos tenemos memoria porque tenemos años y sabemos que venimos de un nacionalismo extremo impuesto a sasngre y fuego por una dictadura que duró casi cuarenta años. Ese nacionalismo ha quedado absolutamente desprestigiado para la inmensa mayoría de los españoles pero el auge de los nacionalismos periféricos y sus abusos sobre todo en Catalunya, Euskadi e incluso Galicia, es mucho más preocupante por cuanto viene de la mano de algunas fuerzas de izquierdas que cada vez lo son menos y mas nacionalistas.

No olvideis que la patria es el refugio último de los miserables.

Pero tambien recordad que un Estado débil y sin recursos se ve impedido de cumplir su función, la redistribución al servicio de un Estado de bienestar y no puede ni debe sucumbir a manos de los estaditos de la señorita pepis porque nuestra gente se alie con aquellos que preconizan la destrucción del propio Estado.

5:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home