martes, marzo 28, 2006

En el corazón

Con estas palabras terminaba hoy su declaración la hermana de la joven Laura Navarro de 25 años de edad, asesinada a manos de su marido el 7 de Febrero de 2004.

Seguramente al corazón le llegó la primera vez, cuando la dijo qué bonitos eran sus ojos; que su sonrisa tenía sabor a frutas; cuando la sedujo diciéndo que ella era su vida. Y ella se lo dió, aunque también sin saber que tiempo después, literalmente, él se lo partiría.

Parece contradictorio pero cuánto más se denuncia, cuánto más estamos en boca de todos, más vidas se apagan a manos de demonios...

A veces pienso: "¿acaso es un castigo por levantarnos contra la temida mano?, ¿acaso debemos ser suyas desde la cuna hasta la tumba?".


Paloma.

1 Comments:

Blogger Carlos said...

se que a Laia le gustará, pero creo que estas letras de otro Serrano lo dicen todo...

Caperucita sólo tiene dieciséis
primaveras sin flores, papá le dice: "Ven.
Caperucita eres joven y tienes que aprender
a ocuparte de la casa, que serás una mujer.

Para que seas buena esposa
y no envejezcas sola,
en la cama y la cocina has de saber
alegrar a tu marido y cuidar a cada hijo,
que te atrapa tu destino,
que has de ser madre y esposa".
Y la pobre Caperucita llora.

"Quiero volar, lejos de aquí escapar.
Dime, mi bien, quién me llorará
si me dan alas y echo a volar.
Quiero dormir, no quiero despertar,
quiero ser la lluvia al otro lado del cristal,
quizás alguien me espere en la oscuridad".

Una fría tarde Caperucita iba
a casa de su abuela a llevarle comida,
cuando se encontró con un lobo feroz.
Dime dónde vas niña, que te acompaño yo.

La muchacha se supo perdida.
Gritaba Caperucita
mientras la devoraba el lobo.
Bajo la falda del vestido
estallaron los dormidos
sueños que en la noche
la mantenían viva. Pobre Caperucita.

"Quiero volar, lejos de aquí escapar.
Dime, mi bien, quién me llorará
si me dan alas y echo a volar.
Quiero dormir, no quiero despertar,
quiero ser la lluvia al otro lado del cristal,
quizás alguien me espere en la oscuridad".

Una gris mañana Caperucita se casó,
vestida de blanco, bella como una flor.
Su marido, muy elegante, otro lobo feroz,
y su padre orgulloso lloraba de emoción.

Ahora cada noche el lobo la devora,
clava sus dientes, y llora
Caperucita mientras espera a que un aullido
le diga que el dormido animal despertó.
Después descansa tranquilo el malvado lobo feroz.

La cara de Caperucita alumbra una sonrisa
mientras mece una cuna. En ella está una niña,
quizás futura oveja para un lobo feroz,
a no ser que afortunada la rescate tu amor.

Caperucita la arrulla contra el pecho
y un murmullo lento, lleno
de esperanza y vida,
canta Caperucita.

"Quiero volar, lejos de aquí escapar.
Dime, mi bien, quién me llorará
si me dan alas y echo a volar.
Quiero dormir, no quiero despertar,
quiero ser la lluvia al otro lado del cristal,
quizás alguien me espere en la oscuridad.

Quiero volar".

9:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home