martes, diciembre 12, 2006

El dictador y la dictadura de la muerte



Volviendo del puente, en el coche con unos amigos, oímos la noticia de que Augusto Pinochet había muerto. Está noticia nos llenó de alegría, pero también de tristeza, puesto que otro dictador había conseguido escapar de las garras de la justicia para acabar en las de la muerte.

Pinochet dio un cruento Golpe de Estado contra el gobierno legítimo de Allende, asesinando a cientos de personas, haciendo desaparecer a miles y obligando al exilio a cientos de miles. Este personaje (gran admirador de nuestro particular dictador), dividió Chile en dos, reprimió a la mayoría de la población, incrementó las desigualdades entre los chilenos...

Años más tarde de su reinado de terror, el pueblo chileno le pasó factura echándolo de la jefatura del Estado (pero supo mantenerse como senador vitalicio y jefe de los ejércitos). Después de esto, poco a poco fue cayendo en el olvido y en repetidas enfermedades.

Desde que Pinochet abandonó el panorama político y social chileno, el país fue consolidando su economía y su democracia, convirtiéndose en uno de los Estados más estables de América Latina. Garzón dictó orden de detención y juicio contra el dictador, que acabó siendo detenido en Londres, pero los juicios nunca llegaron por una serie de excusas médicas. Finalmente pasó sus últimos años detenido en su domicilio.

En los últimos años de vida del dictador, la justicia internacional y chilena esperaba para juzgarle, pero cuando un handicap se superaba, aparecía otro. Desgraciadamente cuando todos los escollos parecían superados, el dictador murió un 10 de diciembre sobre las 18-30horas.

Tras su muerte los chilenos que esperaban que fuera acusado, no recibieron su esperada compensación. El dictador nunca pidió perdón a las víctimas, nunca pagó por sus actos, pero si recibió él ("en cuerpo presente"), su familia y sus seguidores, una gran lección de democratización. Como debía de ser el cadáver del dictador no recibió ningún tipo de honor de parte del Estado, la sociedad chilena mostró su madurez y su desprecio hacia su figura, no hubo grandes altercados...

Hoy los chilenos continúan con su día a día, hoy el gobierno de Bachellet continúa trabajando para todos los chilenos, hoy Chile continúa dando muestras de madurez y estabilidad, pero continúa sin su gran lacra histórica.

Los dictadores han de pagar por sus crímenes, han de ser responsabilizados de lo que ocurrió...pero en el caso de Pinochet ocurrió como con su admirado Franco, la muerte se lo llevó antes de que la justicia lo cogiese.

2 Comments:

Blogger boris said...

hola, gracias por tus palabras, fui testigo de la alegria de la partida del dictador, pero a la vez de la lucha porque este fuera a la carcel. El dictador estaba en prision domiciliaria por el caso Villa Grimaldi, pero la ultima resolucion fue por el caso del sacerdote detenido desaparecido el español Antonio Llido, por este caso fue desaforado dias antes de su partida, saludos, boris

10:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Viladecans: Corrupción y trafico de drogas
He encontrado esto por internet y me ha llamado la atencion. Que verguenza!
Pense que os interesaria y os lo pongo aqui

Hace ya varios años que el alcalde de Viladecans, Carles Ruiz Novella, junto a su policía local tiene un negocio muy prospero montado a costa de la salud de los ciudadanos: las discotecas afterhour.

Los únicos 3 afterhour que existen en toda la provincia de Barcelona están localizados en el municipio de Viladecans. Los 3 locales (Fritz, Souvenir y Madame) provocan molestias muy graves de contaminación acústica a los vecinos que habitan en los alrededores. La música a un volumen ensordecedor no termina hasta pasadas las 12:00 del mediodía, de Jueves a Lunes.

Dichos locales tienen una larga historia de delitos de trafico de drogas, y en su interior ha habido múltiples intoxicaciones por drogas e incluso muerte por sobredosis.

El público que asiste a estos locales necesita desplazarse en automóvil ya que no hay transporte público cercano. Los jóvenes drogados y alcoholizados que llevan a veces 48 horas sin dormir se sientan al volante y se mezclan con el tráfico del Domingo en el autovía de Castelldefels.

El alcalde de Viladecans, Carles Ruiz Novella, permite esta peligrosa actividad, la cual atenta contra todas las normativas dictadas por la Generalitat. La policía local de Viladecans hace oídos sordos a las quejas de los vecinos y desestima cualquier intervención, a pesar de conocer los riesgos para la salud de los vecinos y el público que a ellas asiste.

Es simplemente vergonzoso que el Sr. Alcalde de Viladecans, Carles Ruiz Novell, haga la vista gorda con estos locales y permita su funcionamiento, infringiendo todo tipo de normativas. No se conoce con exactitud la cantidad de dinero que abonan los propietarios de estos locales al alcalde para que este no actúe contra ellos, pero hay indicios de que pueden ser más de 100.000 Euros anuales. Es un bonito sobre sueldo para el Sr. Carles Ruiz Novella pero el precio que paga la ciudadanía es muy alto.

4:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home